Casa de Cultura Popular Villa 21-24 – Columna emitida en Nunca Es Tarde

La Casa Central de la Cultura Popular, ubicada en Av. Iriarte 3500[1], se construyó a partir del trabajo conjunto entre organizaciones sociales y parroquiales, junto con el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, y el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios.

La Villa 21 – 24 es un asentamiento precario ubicado en la Ciudad de Buenos Aires, más precisamente en los barrios de Barracas y Nueva Pompeya. Es la villa más grande y con más población de la Capital.

El centro cultural, de 1.500 m², posee un auditorio con capacidad para trescientas personas y un amplio escenario para ofrecer conciertos y espectáculos teatrales, conferencias y mesas de debate. Además, el edificio dispone de un extenso hall de entrada destinado a exhibir muestras permanentes y temporarias; tres aulas equipadas para dictar talleres y organizar proyecciones; y un espacio multimedia de archivo y documentación.

La Feria del Libro en la villa 21-24 buscó traspasar el barrio

La edición de este año de la Feria del Libro Infantil y Juvenil (11-31 de julio) incorporó la Casa de la Cultura Popular de la villa 21-24 como una de sus sedes -además de Tecnópolis y el Centro Cultural Kirchner (CCK), para “borrar las fronteras sociales y culturales”, según había señalado el ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, en el inicio de las vacaciones de invierno. Hasta el momento, ese valioso objetivo sigue en el plano de las intenciones: mientras puertas adentro la convocatoria en el barrio es puro éxito, en el resto de la ciudad no tomaron esta tercera filial como una opción de su oferta a la que acercarse y participar.

A pesar de la implementación de combis gratuitas que van desde el céntrico CCK hasta esa Casa, en Barracas, a veces, el transporte no salía por falta de interesados.

Las características de esta propuesta resultan innovadoras con relación a la tradición de la feria editorial. No hay aquí stands con ejemplares para la venta. La Fundación El Libro es auspiciante -la organización y programación corre por cuenta del ministerio- y donante, como también algunas editoriales, de los textos que serían regalados a los interesados. Allí los libros se comparten y, si los nenes muestran mucho entusiasmo, se los regalan. “El objetivo principal es ampliar la franja lectora. El libro ha desmentido la profecía de su extinción, pero nosotros necesitamos sumar más lectores”, señaló Oche Califa, director de la Feria del Libro Infantil y Juvenil.

“La respuesta a la convocatoria es mucho mayor de lo que estimábamos”, dijo Gustavo Ameri, director de la Casa de la Cultura desde enero pasado, tras el cambio de gobierno, cuando reabrió con actividades para contingentes escolares y adultos. En lo que va del año, además, Avelluto citó una vez allí las reuniones con su gabinete, que tienen carácter itinerante por las oficinas y museos del área. “Yo esperaba unos 300 chicos por día y estamos casi triplicando esa cifra (alrededor de 900), aunque no tengo números exactos”, agregó Ameri. “Hay vecinos de barrios cercanos que se van animando y vienen, pero la verdad es que técnica y humanamente la Casa está preparada para recibir todo tipo de público”, aclaró.

Una casa abierta a todos

Hay diferentes tipos de cursos y oficios, pero el que más notoriedad ganó fue el de Cine por su nivel integrador y las ganas de la gente de mostrar su realidad. Se dicta desde 2013. El curso, coordinado por la profesora Natural Arpajou, apunta a la formación teórica y práctica para el desarrollo del conocimiento en el área cinematográfica: los principios de puesta de cámara, guión, sonido, dirección de arte, fotografía, y todo lo que conlleva la realización audiovisual. Las clases se complementan con ejercicios prácticos en exteriores y con charlas de las que participan referentes y profesionales del área. “Este es un taller que está compuesto por personas de dentro y fuera de la villa, lo que nos ayudó a integrarnos usando como excusa el cine y así aprender también a manejarnos como grupo y a compartir distintas situaciones”, asegura Mariela Pique, alumna y vecina del barrio. Año a año se presenta un corto final, y en 2014 su obra les permitió viajar y ser reconocidos en varios festivales nacionales. Este año, el guión elegido para representarlos será el de Alan Gómez, quien narra la historia de “El Rengo”, un personaje que, al no poder cumplir su sueño de jugar a la pelota, se dedica a entrenar a un equipo del barrio. Los alumnos trabajaron intensivamente para realizarlo, y contaron con la participación de los actores Leonel Arancibia y Susana Varela. “El barrio colaboró mucho para rodar el corto, te abren las puertas de sus casas; te dan agua, comida y mucho apoyo. Es la magia que tiene este espacio” comentó Natural, la encargada del taller.

La Casa de la Cultura de la Villa 21/24, creada en 2013 con ayuda de los vecinos del barrio, es la sede central del programa de cultura popular en villas, dependiente del Ministerio de Cultura de la Nación con la creación del primer Programa Nacional de Fortalecimiento de la Cultura Popular, cuya sede será la Casa de la Cultura Villa 21 Barracas, que pasará a denominarse Casa Central de la Cultura Popular, de la cual dependerán las subsedes que se crearán en distintos barrios y villas de la Ciudad de Buenos Aires, del conurbano bonaerense y del resto del país.

Su director, Mario Gómez, es vecino del barrio desde hace cuarenta años. Conoce el barrio, su territorio, y vive las necesidades y las fortalezas de sus habitantes, quienes lo identifican desde hace años como una persona que ayuda al resto. Para él, la Casa funciona como un cascarón, poniendo al servicio de todos, el espacio y las herramientas necesarias para recibir y potenciar expresiones artísticas presentes desde hace tiempo en distintos rincones de la Villa 21 -24. Un ejemplo de esto es Graciela, tallerista de danza que hoy dicta sus clases semanales en el salón de baile de La Casa. Graciela es vecina del barrio desde hace muchos años, una excelente bailarina, y su nivel profesional y pedagógico hace que no sólo la demanda para participar del taller sea alta, sino que chicos y chicas de edades dispares se integren en la clase y la disfruten por igual.

Asimismo, es reconocida la publicación de La Garganta Poderosa, una de las revistas argentinas más importantes sobre la cultura villera, con contenido producido por vecinos de diferentes villas, de la que participan vecinos de la Villa 21-24 y del barrio Zabaleta.

Este barrio cobró notoriedad debido a la amenaza de muerte realizada a José María Di Paola, párroco de la Parroquia Nuestra Señora de Caacupé de la Villa 21-24 y del barrio Zabaleta, luego de que El Equipo de Sacerdotes para las Villas reclamara la intervención del Estado para salvar de la droga a los chicos de las villas.

A través del programa “Promotores culturales”, el objetivo que se busca es incrementar y alentar el acceso a la producción, exposición y disfrute del arte, apuntando más que nada los jóvenes. Periódicamente se inauguran exposiciones en su salón de muestras -espacio que participó de la Noche de los Museos-, como el caso del III Salón de Artes Visuales, exposición de la cual participaron artistas de distintas villas de la ciudad. Tal como cuenta Martín D´Amico, mano derecha de Mario Gómez, a partir del Salón de Muestras, a muchos artistas se les abre por primera vez la posibilidad de dar a conocer sus obras. La Casa también cuenta con un auditorio con capacidad para trescientas personas, donde se reciben obras teatrales, conciertos, espacios de debate, un microcine, una sala de actuación frente a cámara, un taller de reparación de instrumentos y una biblioteca popular que funciona dos veces por semana, donde se trabaja en coordinación con las escuelas primarias de la zona para articular los temas vistos durante la clase, con el contenido que se ofrece en la biblioteca.

Ubicada dentro del Polo Educativo de Barracas, La Casa forma parte del área donde se encuentran asentados, en un radio de no más de 10 cuadras, un jardín de infantes, una escuela primaria, una secundaria, una parroquia y un Centro de Formación Profesional (CFP), así como también dependencias ministeriales, Defensoría de Ciudad y de Nación, una sede del ReNaPeR, Salud Mental, un centro de Acceso Comunitario a la Justicio (ATAJO), entre otras cosas, buscando, con una presencia estatal muy marcada, dar solución inmediata a las necesidades y reclamos de todo tipo de los vecinos.

Como corolario: La Casa Central de la Cultura Popular representa no sólo el hogar de la cultura, sino también el lugar donde los vecinos se acercan, debaten, cuentan sus problemas o piden ayuda, y desde allí, se los acompaña, informándolos sobre sus derechos y ofreciéndole todas las herramientas pensadas solucionar sus conflictos en el menor plazo posible. Las puertas de La Casa se encuentran abiertas los siete días de la semana, para recibir también a todo aquel que quiera disfrutar de espectáculos y producciones artísticas de calidad y variedad, programados para todas las edades. Y en Facebook tiene su página como asa de la Cultura Popular Villa 21 24.

Horarios: Martes a sábados de 10 a 21. Domingos de 15 a 21

Población aproximada de la Villa 21-24: 50.000 hab.

Recuerden que pueden escuchar mi columna todos los martes a las 16.45 hrs  en el programa NUNCA ES TARDE (Lun.-Vier. de 16 a 18 hrs) de Facundo Flores y Federico Carestía que se emite por RADIO X5 FM 91.3 de La Plata, o desde internet: http://www.X5radio.com.ar

¡Gracias por seguirme, comentar y compartir! Hasta la próxima❤

Referencias: Natalia Blanc – Silvina Premat – La Nación Cultura – Casa de la Cultura Popular Villa 21 24

[1] Se compone de tres núcleos principales: Villa 21 (el más extenso), la Villa 24 (compuesto de tres manzanas aledañas al Riachuelo) y Zavaleta (el más antiguo). Límites: ferrocarril Belgrano y Riachuelo

 

Anuncios

5 pensamientos en “Casa de Cultura Popular Villa 21-24 – Columna emitida en Nunca Es Tarde

  1. Hola, muy bueno el tema de hoy, que lindo que existan lugares en los barrios para todo tipo de gente con o sin recursos, para debatir, para ayudar a quien lo necesite, para la lectura y demás.
    Como siempre te preocupás e informás para desarrollar un buen tema y que tu columna sea tan linda de escuchar.
    Felicitaciones y hasta la próxima.
    Un beso.
    Cata

    • Gracias, Catya, un honor que digas eso… Te cuento que cada vez que elijo el tema de mis columnas intento acercarme lo más posible a lo social y a tratar temas que interesen a la mayoría. ¡Y qué bueno que te guste! Sos un solazo ❤ Besitos y nos leemos!

  2. Pingback: Propuestas encaminadas que hay que apoyar …Casa de Cultura Popular Villa 21-24 – Columna emitida en Nunca Es Tarde | Corazón Literario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s