La Semana Negra de Gijón 2016 – Columna emitida en Nunca es Tarde

Semana Negra en Gijón [1]

El pasado viernes 8 de julio arrancó, como cada año, la Semana Negra de Gijón (inusual semana de diez días), hasta el domingo 17 de julio. Su XXIX edición (supuesta discreta transición hacia la celebración de los 30 años en 2017) alcanzó inesperada notoriedad por una polémica que se inició en las redes sociales el pasado abril. Las causas: la completa ausencia de escritoras mujeres entre los finalistas del prestigioso Premio Dashiel Hammett a la mejor novela de género policial publicada en 2015.

Difícil explicar ese vacío, teniendo en cuenta el volumen de autoras de género que publicaron obra en 2015, entre ellas Claudia Piñeiro y Berna González Harbour, por ejemplo. Como sea, el episodio no pasaría de lo anecdótico si la misma ausencia de escritoras mujeres no se diera en esta edición también entre los finalistas de los restantes galardones de la SN: el Premio Memorial Silverio Cañada a la mejor ópera prima policíaca[2], el Rodolfo Walsh a la mejor obra de tema criminal de no ficción escrita en español, el Espartaco a la mejor novela histórica, el Celsius a la mejor novela de fantasía, terror o ciencia ficción y el Concurso de Relatos Policíacos[3].

En sus 28 ediciones hasta la fecha el Premio Hammett sólo consagró a una mujer: Cristina Fallarás en 2012 por Las niñas perdidas[4]. “El machismo no ha cambiado en todos estos años; sí la cantidad de escritoras de género en Argentina y México, sobre todo. Este problema viejo y casposo se podría haber evitado sólo contando con ellas. Un problema que los lectores ya han superado porque leen a la española Dolores Redondo o a Gabriela Cabezón Cámara[5], pero ellas no están en Gijón. El festival atrasa y ya no me merece confianza”, dice Fallarás desde Madrid.

Lo cierto es que la respuesta de la organización de la SN no se ha hecho esperar, argumentando la limpieza en el sistema de votos del numeroso equipo o comité de lectores encargados de preseleccionar los finalistas al premio. Así como la absoluta independencia y limpieza de procedimientos del jurado secreto y renovado cada año encargado de elegir la mejor obra. El festival fue uno de los pioneros en dar voz a las denuncias internacionales de lo que ocurría hace años en Ciudad Juárez cuando el mundo desconocía de la existencia de tal ciudad en el desierto de Sonora y las aberraciones en cuanto a asesinatos de mujeres y trata de personas. Y sin ir más lejos, en la pasada edición de 2015 el festival hizo especial hincapié en la violencia de género dentro y fuera de la novela negra y se hizo altavoz de la movilización social y las reivindicaciones de género del Cono Sur, a través del movimiento contra la violencia machista #NiUnaMenos, con la participación de varias escritoras de Argentina y Uruguay como Selva Almada, María Inés Krimer, Gabriela Cabezón Cámara, Tatiana Goransky y Mercedes Rosende. Tampoco ayuda en absoluto la nómina de invitados a la XXIX edición en la que la desproporción entre escritores y escritoras es flagrante. Aunque el viernes 15 se organizó una mesa redonda sobre Mujeres y novela negra con con Claudia Piñeiro como invitada, por ejemplo, la polémica está servida. La dama porteña del crímen, Claudia Piñeiro, que debuta en la SN y esperaba la invitación al festival desde que publicó Las viudas de los jueves, hace más de diez años dijo: “Los cupos me molestan, pero quizá la igualdad habría que forzarla porque siguen habiendo muchos prejuicios y lo masculino se impone en todos los ámbitos“.

Lo irónico del caso es que la Semana Negra (SN) (www.semananegra.org), de explícita ideología progresista desde sus orígenes, ha hecho mérito suficiente en cuestiones de género en su historia. Organizó campañas como “El amor no es la hostia” contra el maltrato. El director de la SN Ángel de la Calle, un poco dolido por las acusaciones, y con espíritu de enmienda. “El machismo ha existido y existe tanto en el género negro como en la literatura en general y el resto de la sociedad. Podemos hacer más y estaremos muy atentos”. El director cree que polémica está cerrada con la publicación de un comunicado de la SN, entre un mea culpa y un compromiso a futuro, y no es así. No lo cree Rosa Ribas, que participa aquí con Si no, lo matamos. Para ella, que arañó una mención especial del Hammett en 2014, se trata de un “descuido” en la preselección de obras. “La novela negra en el ámbito hispanohablante sigue siendo eminentemente machista. Sólo basta leer el manifiesto de la SN contra la violencia de género que es un texto paternalista.”

Tampoco está a favor de las cuotas, “pero sí de una mayor conciencia y sensibilidad de género” Berna Gonzáles Harbour, otro peso pesado del género en España, cuya última novela, Los ciervos llegan sin avisar (RBA)[6], quizá merecía estar entre los finalistas al Hammett. “El festival se ha comprometido a incorporar esta sensibilidad en los premios y yo estaré vigilante para que suceda, porque no la han tenido en esta edición y eso los desprestigia”, dispara la ex directora del suplemento Babelia de El País, que sabe perfectamente en qué consiste eso de propiciar la igualdad.

PREMIOS SEMANA NEGRA

Premio Dashiel Hammett: Subsuelo, de Marcelo Luján

Premio Memorial Silverio Cañada: Ángulo muerto, de Jordi Juan

Premio Rodolfo Walsh: Todos naúfragos, de Ramón Lobo.

Premio Espartaco: Balbo, de León Arsenal

Premio Celsius: Nos mienten, de Eduardo Vaquerizo

Concurso internacional de relatos policíacos: “Al otro lado del cristal”, cuento de Raúl Clavero Blázquez

Para acrecentar polémicas, Subsuelo (Salto de Página) de Marcelo Luján (1973, Mataderos), fue la obra ganadora por unanimidad del jurado del prestigioso Premio Dashiel Hammett 2016 (mejor novela policial publicada en 2015) de la Semana Negra de Gijón. Ésta es su tercera novela, con la que también se llevó el Novelpol y el premio del festival Tenerife Noir. Con la primera, La mala espera, traducida al italiano, francés, checo y sigue sumando, obtuvo el Ciudad de Getafe de Novela Negra 2009. Y cada uno de sus tres libros de cuentos -Flores para Irene, En algún cielo, El desvío- fue reconocido en su momento, pero para qué seguir enumerando. “Los premios me sirvieron para ir sacando de poco la cabeza del agua”, reconoce ahora.

La novela, una oscura historia de crimen, está ambientada en un paisaje rural y cuenta con un elenco acotado de personajes. Otros dos escritores argentinos, Ernesto Mallo y Raúl Argemí, se encontraban entre los cinco finalistas del premio: Mallo con su novela La conspiración de los mediocres y Argemí con A tumba abierta.

Marcelo Luján se fue del país con la crisis de 2001 a España y se radicó en Madrid. Allí desarrolló su carrera de escritor y de a poco se fue consolidando como una de las voces más interesantes de la narrativa negra española. Su obra se resume en: Luján ha publicado Flores para Irene (2004), En algún cielo (2007), El desvío (2007), La mala espera (2009 – Getafe Negro en 2009, en la que cuenta la historia de un exiliado argentino que sobrevive en España haciendo pequeños trabajos para organizaciones criminales), Arder en el invierno (2010), la recomendable Moravia (2012), Pequeños pies ingleses (2013) y Subsuelo en 2015. Es también autor de cuentos que figuran en antologías de varios países. Entre otros galardones obtuvo la Segunda Mención en el Premio Clarín de Novela 2005.

En su página web (http://www.marcelolujan.com/) se pueden encontrar otras noticias sobre su obra y declaraciones del autor, casi siempre rotundas.

Para cerrar la columna, mi opinión sobre el tema de la supuesta discriminación, creo que las obras y los escritores deberíamos ser reconocidos por ser buenos escritores, justamente, y no por ser hombre o mujer. Y tampoco deberíamos forzar el tema de los “cupos” en nada. Se retrocede en lugar de avanzar.

Recuerden que pueden escuchar mi columna todos los martes a las 16.45 hrs  en el programa NUNCA ES TARDE (Lun.-Vier. de 16 a 18 hrs) de Facundo Flores y Federico Carestía que se emite por RADIO X5 FM 91.3 de La Plata, o desde internet: http://www.X5radio.com.ar

¡Gracias por seguirme, comentar y compartir! Hasta la próxima❤

Referencias: Matías Néspolo – Daniel Gigena – La Nación – El mundo.es/cultura

[1] Se inició en 1988 por el escritor y periodista Paco Ignacio Taibo el festival ha evolucionado de 73 000 asistentes, 7 días de duración, 60 invitados y 15 periodistas acreditados en su primera edición a más de un millón de visitantes, 11 jornadas, 250 invitados y más de 150 acreditaciones periodísticas en las últimas ediciones.

[2] Ganador Kike Ferrari 2012 con “Que de lejos parecen moscas”

[3] Ganador Kike Ferrari 2010 (Ese nombre) y mención especial en 2011 (Este infierno de mierda) y 2014 (Un paso atrás)

[4] Sinopsis: Existe otra Barcelona: la que se aleja del turismo, los anuncios institucionales con gente sonriente y el diseño. Es en esa otra ciudad, la canalla, en la que la ex periodista y detective Victoria González se mueve pisando fuerte. Y eso que su avanzado estado de gestación no se lo pone fácil. Cuando Victoria recibe el anónimo encargo ‒acompañado de un cheque de explícito y sustancial contenido‒, empieza a imaginar que los infiernos barceloneses que ella conoce están a punto de ganar kilómetros en profundidad. Dos hermanas desaparecidas, de 6 y 8 años. Una de ellas, ya asesinada brutalmente; la otra, en paradero desconocido. Lo que significa que hay que encontrarla lo antes posibles, viva y entera preferentemente.

[5] Argentina. La virgen cabeza, que fue finalista del Memorial Silverio Cañada de la Semana Negra de Gijón; y otra, Le viste la cara a Dios, distinguida por la Revista Ñ como uno de los libros del año. Luego vinieron Romance de la negra rubia y Beya.

[6] Es la aparente paradoja a la que se enfrenta Carmen, una economista en paro que ve cómo se desmorona todo a su alrededor. Ante un presente descorazonador, Carmen decide echar la vista atrás y resolver un enigma enterrado en el pasado. ¿Fue ella testigo de un accidente mortal o realmente no se trataba de un hecho fortuito? En ocasiones, abrir puertas que desde hace años permanecen cerradas no es recomendable. Aunque, por otro lado, afrontar desafíos puede conducir a cambios personales más profundos. Carmen lo tiene claro. Elige comprender, sean cuales sean las consecuencias.

Anuncios

4 pensamientos en “La Semana Negra de Gijón 2016 – Columna emitida en Nunca es Tarde

  1. Muy buen tema, y coincido que los escritores deben reconocerse por su escritura y su inteligencia y no discriminar a nadie ni por su género, ni por su ideología.Es una opinión personal.
    Felicitaciones por la columna.
    Un beso
    Cata

  2. Definitivamente para leer una historia debes quitarte prejuicios. Si hay esta supuesta discriminación, habrían de exponerse los argumentos. Ahora bien, si solo ha sido simple mala fortuna para las escritoras porque los hombres han sacado mucho mejor desarrollo y tema, pues a ponerle más sustancia. No se debe desperdiciar un foro donde el ocio y la cultura se reunen, se encuentran y Ojalá que sea motivo de alimentar a mejor el desarrollo de este evento…que se establezca maduro e innovador pues bien hacerse un nombre han podido, que no lo tiren por la borda sino al contrario sea propulsor de talentos.

    Saludos.

    • Tal cual, Lu! Opino que hay ocasiones donde vemos cosas que no las hay. Si existió discriminación, a investigar. Pero si no, a aclarar que la polémica se infló más de lo debido. Beso grande y hasta la próxima ❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s