¿Escritor nace o se hace? – Columna emitida en NUNCA ES TARDE

¿Quién dice que los verdaderos escritores salen solo de la Facultad de Letras? A diferencia de lo que ocurre en otras disciplinas artísticas, en las que determinado título, sin dar garantía de talento, habla de una formación adecuada para lanzarse a ejercer, no hay escuelas que puedan dar título de escritor, ni la facultad faculta para serlo. Letras da egresados en Letras, licenciados, doctores. No escritores. Si contabilizamos los casos de narradores que han cursado estudios académicos, nos encontraremos con una minoría. La mayoría proviene de otras carreras universitarias, son autodidactas, o formados con la guía de un maestro, o han salido de talleres privados. No hay ninguna institución que además de herramientas y recursos pueda brindar la “chapa” de escritor.

Muchos de los grandes escritores de todos los tiempos, y algunos nuevos, también empezaron sus andares por este mundo dedicando sus esfuerzos a otros menesteres. Partamos de la base que solo los muy consagrados y los editorializados pueden vivir de sus letras. Los demás, debemos trabajar de nuestra profesión o de otros trabajos para poder continuar este camino de sueños tan bonito. Hoy vengo a hablarles de aquellos no empezaron en profesiones dedicadas (directamente) con las letras.

Kike Ferrari (Buenos Aires, 1972)

Autor de novelas y cuentos policiales editados localmente y en el exterior, se desempeña como personal de maestranza del subte porteño en la estación Pasteur. Se define como un “proletario que escribe sin una carrera universitaria”.

Kike no ve la extrañeza. Entiende, dice, que su trabajo actual significa una distancia más fuerte entre una cosa -un escritor traducido al francés y al italiano, premiado en España y en Cuba- y la otra -levantar la basura de los porteños en el subte como personal de maestranza de Metrovías -. Trabajó de reparto en una panadería, como fletero, vendiendo seguros, computadoras primitivas, teléfonos, fue mozo en una tanguería, cargó y descargó paragolpes en un taller de cromado y atendió un call center al que entraba a las tres de la mañana porque vendía teléfonos a España.

     kike ferrari

Las madrugadas de sábado para Ferrari en la estación Pasteur-Amia significan encerrarse en un pequeño cuarto, mientras les da forma a los relatos de su nuevo libro, después de barrer y levantar la basura del andén. La literatura hasta ahora funciona como un camino paralelo que complementa el trabajo que hace todos los días. A pesar de que la dualidad escritor-trabajador puede parecer curiosa ante ojos ajenos, él no encuentra una contradicción entre sus tareas, porque entiende que la literatura “no es un privilegio de la burguesía”. Ferrari aseguró que no cambiaría su “doble vida”: “No vivir de la literatura me da una libertad que de otra manera no tendría, porque no necesito del próximo contrato para pagar la cacerola”.

Premios:

  • Fondo Nacional de las Artes (2008) – Entonces sólo la noche
  • Premio Casa de las Américas, de Cuba, por la novela Lo que no fue.
  • Silveiro Cañada de la Semana Negra de Gijón (2012), en España, a la mejor primera novela negra por Que de lejos parecen moscas. La historia, inspirada en su ex jefe de la tanguería, salió publicada primero en España, después en Francia, en México y por último en la Argentina. Este año será traducida al italiano.
  • Por tres relatos publicados en Nadie es inocente fue premiado, de nuevo, en la Semana Negra de Gijón, en el certamen de cuentos policiales en 2010, 2011 y 2014

 

Claudia Piñeiro (Burzaco, 10 de abril de 1960)

Es una escritora, guionista de televisión, dramaturga y contadora argentina. Ella confesó: “En 1991, estaba trabajando de gerente administrativa en una empresa que tenía una sucursal en San Pablo. Tenía que viajar para hacer la auditoría de los tornillos con los que se hacían unos compresores de aire; una cosa tremendamente aburrida. Yo iba en el avión, supongo que iba llorando, y leo en un recuadro muy chiquito en el diario el llamado a concurso de ‘La sonrisa vertical’, el certamen de la editorial Tusquets. Yo ni siquiera sabía que se trataba de un concurso de literatura erótica. Lo único que pensé fue: ‘Vuelvo, me pido vacaciones y escribo una novela para esto, porque si no, me voy a quebrar’. La novela se llamaba El secreto de las rubias y quedó entre las diez finalistas, aunque luego no se publicó. Me di cuenta de que escribir era algo demasiado fuerte y, aunque siempre escribí, ya no podía postergarlo. Apareció como un salvavidas que me tiraron en ese momento.”

Su quinta novela, La viuda de los jueves (2005), le alcanzó su fama, inclusive fue llevada al cine, junto a Tuya y Betibú. Ha recibido premios tanto de literatura como dramaturgos.

Florencia Bonelli (Córdoba, 1971)

En 1998, Florencia Bonelli dejó de trabajar como contadora pública para dedicarse de lleno a su vocación de escritora, y en 1999 publicó Bodas de Odio, su primera novela. “Yo tenía un trabajo magnífico, ganaba muy bien, pero quería dedicarme a lo mío. Ya las ciencias económicas no me llenaban y todos los días me impacientaba en la oficina cuando se acercaba la hora de irme a casa para seguir escribiendo.” Pero luego de una temporada en la que vivió en Europa, decidió volver a su antiguo trabajo porque ya no quiso seguir dependiendo económicamente de su marido.

Casi deja la escritura porque no podía pretender vivir de eso y tenía muchos gastos, hasta que, en 2005, explotó su fama con Indias Blancas y comenzó a dedicarse con exclusividad. Tiene diecisiete libros publicados en su haber.

 Eduardo Galeano (Montevideo, 3 de septiembre de 1940)

Desde muy joven empezó a trabajar; fue obrero en una fábrica de insecticidas, recaudador, pintor de carteles, mensajero, mecanógrafo, cajero de banco y editor.

En la década de los setenta un grupo derechista militar en Uruguay lo encarceló. Por esta causa se marchó a Argentina. Sin embargo allí ocurrió lo mismo. El régimen de Videla tomó el poder tras un sangriento golpe militar y su nombre fue agregado a la lista de aquellos condenados por los escuadrones de la muerte. Días y noches de amor y de guerra, se enmarca en los días de la dictadura en Argentina y Uruguay. Hasta su muerte, fue un fuerte activista de la política del país donde se encontrara, de la ecología de su país y un gran escritor.

 Ernesto Sábato (Rojas, 1911)

Fue un escritor, ensayista, físico y pintor argentino. En 1937 obtuvo el Doctorado en Ciencias Físicas y Matemáticas en la Universidad Nacional de La Plata. Le fue concedida una beca anual para realizar trabajos de investigación sobre radiaciones atómicas en el Laboratorio Curie en París. En 1939 fue transferido al Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), por lo que abandonó París antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial. Regresó a Argentina en 1940 con la decisión de abandonar la ciencia, pero para cumplir con quienes le habían otorgado la beca se desempeñó como profesor en la Universidad de La Plata, en la cátedra de ingreso a Ingeniería y en un postgrado sobre relatividad y mecánica cuántica. En 1941 apareció su primer trabajo literario, un artículo sobre La invención de Morel de Adolfo Bioy Casares, en la revista Teseo de La Plata. En 1945 publicó su primer ensayo, Uno y el Universo, una serie de artículos filosóficos en los que criticaba la aparente neutralidad moral de la ciencia y alerta sobre los procesos de deshumanización en las sociedades tecnológicas. Con el tiempo avanzaría hacia posturas libertarias y humanistas. Por esa obra recibió en el mismo año el primer premio de prosa de la Municipalidad de Buenos Aires y la faja de honor de la Sociedad Argentina de Escritores.

Y su primera novela EL TUNEL llegaría en 1948. (Presenta en el personaje de María Iribarne la comprensión de la totalidad y el absoluto a la vez que las zonas ocultas de misterio que impulsarán a Juan Pablo Castel a asesinarla. El pintor, al dar forma a su obsesión interna, debe renunciar a cualquier otra opción, en un proceso a la vez constructivo y destructivo que centrará el análisis de las motivaciones del crimen)

Stephen King

Ahora es uno de los autores más vendidos del mundo y uno de los habituales en las listas de escritores que más ganan, pero al principio no conseguía trabajo como profesor. Y a pesar de su título de la Universidad de Maine, decidió contentarse con el puesto de bedel (personal de maestranza) en el instituto en el que soñaba enseñar. Le valió para mucho: Carrie (su primer libro, en 1974) fue inspirado por su trabajo. También trabajó como profesor de inglés, lavandero, empleado de una gasolinera antes de ser famoso.

Leonardo Oyola 
Él y su hermano fueron los primeros de la familia, paterna y materna, en terminar el secundario y una carrera universitaria. Mientras trabajaba de distintos oficios, se recibió de licenciado en Comunicación Social. Pero no pudo dejar de trabajar para dedicarse a su profesión porque las pasantías que le ofrecían eran por sueldos muy bajos y no le alcanzaban a cubrir su nivel de vida.
La primera había sido Siete y el tigre harapiento, que obtuvo una mención del premio Clarín y fue publicada 2004. La segunda, Hacé que la noche venga. Problemas laborales, traiciones de unos compañeros, nuevos jefes, y perdió el trabajo. Comenzó una terapia con una psicóloga que lo ayudó a ver la pérdida laboral como una oportunidad para canalizarla en la escritura. En ese momento surgieron las primeras palabras de Chamamé, su tercer libro, que habla de la deslealtad y la traición, acorde a lo que sentía en ese momento. Así, Chamamé (premio Dashiell  Hammett al mejor policial, Semana Negra de Gijón 2010) fue hijo del cambio de trabajo (y de un apoyo psicoterapéutico), y nació casi en la misma época que Ramón, el hijo de Oyola, que ya tiene 7 años. Y nació –también– Leo Oyola, escritor.
Su última novela publicada es Kryptonita y fue elegida por la editorial Eterna Cadencia (en una votación entre 150 periodistas, escritores y editores) como el mejor libro argentino de 2011. Es lo que en el mundo del cómic se llama un «else world», otro mundo, uno imaginario y que comienza con la idea de ¿qué pasaría si…? Y en este caso: ¿qué pasaría si Superman, en vez de haber caído en Estados Unidos, hubiera aparecido en un barrio de La Matanza? Si ,en vez de haber ocultado su identidad siendo periodista, se hubiese juntado con los pibes del barrio a tomar cerveza en la esquina. ¿Hubiera sido un «pibe chorro»? Este superhéroe conurbano se llama Nafta Súper, pero los amigos del barrio le dicen Pini.
Oyola publicó este año Sopapo, su primera novela infantil. O, mejor dicho, la novela no es infantil, sino el público al que está dirigida. «No es escribir infantil, sino que es escribir y punto», dice Oyola sobre el género.

Para terminar….

Todos ellos son ejemplo de que la determinación y nuestros sueños son los que verdaderamente nos marcan el camino.

Para escribir se necesita contar con un alma. Y el alma, pienso yo, es un almacén donde se guardan rabias, instintos sociales, ganas de contar historias…“, dice Paco Taibo II, periodista y escritor español (creador de la Semana Negra de Gijón y activista político en México, donde reside actualmente). Y yo agrego: Y si todos tenemos un alma, ¿qué nos impide escribir?

Y les dejo el link del programa para que no solo me lean, sino también nos escuchen lo que fuimos debatiendo:

Espero vuestros comentarios. ¡Y gracias por seguirme y compartir!

Recuerden que pueden escuchar mi columna todos los martes a las 16.45 hrs  en el programa NUNCA ES TARDE (Lun.-Vier. de 16 a 18 hrs) de Facundo Flores y Federico Carestía que se emite por RADIO X5 FM 91.3 de La Plata.

Hasta la próxima ❤

Fuentes:

Wikipedia – Diario La Nación – Infobae – Diario La Capital de Mar del Plata

Foto: Alejandro Guyot – La Nación

Anuncios

8 pensamientos en “¿Escritor nace o se hace? – Columna emitida en NUNCA ES TARDE

  1. Me parecen un planteamiento muy bien fundamentado. Pienso que los estudios en creación, análisis, corrientes y técnicas literarias son una herramienta muy enriquecedora. Mas si no posees la inquietud, el talento, ideas e imaginación para poder plasmar la historia, no creo que se pueda desarrollar un relato que logre la conexión exitosa escritor/lector.
    Te felicito DiVi!!!

  2. Dicen por ahí : ¿quieres vivir mil vidas? Lee un libro. ¿Quieres vivir para siempre? escribe.

    No hay nada más bonito que expresar sentimientos, deseos, realidades y si tienes facilidad para plasmarlo en escrito, ¿para qué esperar? Que la técnica, la gramática, la sintaxis, hay herramientas para pulirlas.

    Escribir y poder transmitir emociones y sentimientos es una maravillosa cualidad que vale la pena compartir💞

  3. Hola, a mi parecer, algunos nacen con un don de escribir y otros quizás de la nada se hacen escritores y a veces son más reconocidos y queridos por la gente.
    Muy buena tu columna de ayer, y felicitaciones por el nuevo libro. Exitos….
    Cata

    • Gracias, mi Catita! Coincido, y por eso decidí hacer esta columna. Hay muchos que no apoyan los nuevos talentos por ser prejuiciosos y eso quise mostrar… El domingo nos veremos en el lanzamiento de EL MAL AMADO ❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s