El fenómeno de los malos “queribles” – Columna emitida en NUNCA ES TARDE

William Shakespeare decía que “nada es bueno o es malo, sino que el pensamiento es lo que hace buenas o malas las cosas”. Considero que pasa lo mismo con los personajes literarios. Cada uno será bueno o malo según los ojos que lo juzguen. Muchos son los personajes malvados de la historia de la literatura, esos que despiertan admiración y desprecio a partes iguales por sus acciones, sentimientos o pensamientos y, a menudo, esos que hacen que no podamos dejar de leer un libro hasta llegar a la última página.

A quienes llamamos los “malvados” de las historias suelen ser los impopulares, pero tengamos en cuenta que realmente en toda obra hace falta un malo para que surja un héroe. Y, aunque a veces también caigamos en la tentación de sentirnos fascinados por los personajes que se rinden a su lado más oscuro, normalmente sólo existen para hacer brillar justo su parte opuesta. Ellos serán el héroe o antihéroe dependiendo de la época. Por eso también los prestamos atención.

Veamos un ejemplo: En la novela Los Miserables el Inspector Javert es un carcelero y más adelante un policía, que dedicará su vida a cumplir la ley. Algunos consideran a Javert equivocado pero no de mala índole, aunque su inflexibilidad a lo largo de la novela se mueve en paralelo con la bondad de Jean Valjean. Quienes consideran a Javert erróneo creen que la distinción de pura maldad en la novela corresponde más al codicioso y traicionero Thénardiers. Desde el principio, la pareja Thénardier demuestran ser mentirosos y la pareja no duda en recurrir a todo tipo de medios criminales, desde el más ligero a los agobiantes (explotación de la pobreza, hurto, robo, asalto y asesinato), permitiendo así que Victor Hugo aborde las causas sociales de estos comportamientos y no condenar sistemáticamente ciertas acciones. Javert puede considerarse como uno que busca sólo la justicia ciega y se niega a reconocer el arrepentimiento, encarcelando a aquellos que rompen la ley o la libertad condicional, como Jean Valjean. Su obsesión con el personaje principal nos puede parecer malvada pero en realidad, en su mente, Javert está buscando el sentido de la justicia que a él le inculcaron.

El origen del mal no tiene una respuesta clara ni filosófica, ni sociológica ni científica. Pero donde la razón no alcanza entra la imaginación. Mitos, leyendas, fábulas… La literatura sirve de espejo a las realidades del mal y la maldad, y abre interrogantes. Varios filósofos, sociólogos y escritores que han investigado el tema creen que los libros que luego se convierten en éxitos en la pantalla grande o en la televisión, y que destacan determinados rasgos de algunos malos son traídos a cada época para expresar ciertas características sociales necesarias de enfatizar.

Y para eso lo tenemos a Michael Dobbs, un político del partido británico Conservador y autor de novelas best-seller, de 68 años, quien tiene una banca en la Cámara de Lores (“House of Lords”). Fue Jefe de Grupo de Thatcher, y luego de una fuerte discusión que sostuvo con ella (en el período de su reelección) renunció a su cargo, y posteriormente, escribió la historia de House of Cards en respuesta. El título, proviene del juego de conceptos de los parlamentos, refiriéndose a que éstos funcionan como si fuese un Castillo de Naipes, en donde cada movimiento, si no es calculado, puede ser fatídico. Es aquí donde se elabora el personaje de Francis Urquhart. Francis será el político que utilice a sus pares y superiores como marionetas para cumplir sus oscuros objetivos. Frank Underwood/Francis Urquhart  (House Of Cards) es el protagonista de la trilogía  House of Cards (1989), To Play The King (1992) y el cierre de la historia en The Final Cut (1994). Francis es un ambicioso Jefe de Grupo (“Chief Whip”) con aspiraciones a un importante ascenso en la pirámide política británica. Una persona que planificará su llegada al poder en base al engaño, traición, manipulación, desconfianza y símiles adjetivos con la finalidad de conseguir lo que le habían prometido en un principio; un cargo de mayor categoría. Michael Dobbs dijo que quiso mostrar una pequeña porción de cómo se construye el poder en House Of Lords. A pesar de la sordidez de la mayoría de sus acciones, terminamos sonriendo ante alguna de sus herramientas para alcanzar sus metas o nos ponemos mal cuando lo quieren engañar.

En mi opinión, y en mis novelas, me gusta darles “segundas oportunidades” cuando alguno de mis malvados se lo merece. ¿Quién no simpatiza en alguna parte de la historia con el malo? Inclusive, llegamos a empatizar o intentar comprender qué lo llevo a hacer eso para justificarlo. Está en la naturaleza humana y hasta pensamos qué hubiéramos hecho en su lugar. Como dicen algunos, nadie es tan bueno como para no cruzar límites, ni nadie es tan malo como para no desandar ciertos caminos emprendidos…

Ahora les dejo dos preguntas:

  1. ¿Cuál o cuáles son para ti los mejores malos creados en los libros?
  2. ¿Cuál es el malo más perturbador?

Aquí alguno de mis favoritos:

Annie Wilkes – Misery (Stephen King): Un escritor sufre un grave accidente y recobra el conocimiento en una apartada casa en la que vive una misteriosa mujer, corpulenta y de extraño carácter. Se trata de una antigua enfermera, involucrada en varias muertes misteriosas ocurridas en diversos hospitales. Tiene una obsesión enfermiza con las novelas de Sheldon, y por casualidad un día acaba en su casa. Es entonces cuando Annie le obliga a escribir una nueva novela y no contenta con ello, para que no se escape, le corta la pierna. No puedo defenderla mucho porque soy escritora y no me gustaría que me lo hicieran, pero la nombro porque me mantuvo en vilo toda la novela y también porque como lectora a veces quiero “obligar” al escritor a que escriba lo que yo quiero.

                                                   annie MISERY

JEAN BAPTISTE GRENOUILLE – El perfume (Patrick Süskind): Jean Baptiste Grenouille es un asesino, eso no está en discusión, pero podríamos ver su contexto: Después de una cruel llegada al mundo (su madre le abandona pensando que ha muerto), también su niñez estará totalmente exenta de cariño. Tiene un  olfato sin igual y gracias a este don pronto prosperará en el oficio de perfumista. Buscando el aroma perfecto comienza su carrera de asesino de mujeres hermosas de las que busca extraer su fragancia. Para conseguir el favor de las damas y el dominio de los poderosos, Baptiste elabora un raro perfume que subyuga la voluntad de quien lo huele. En mi opinión, buscaba ser exitoso y que lo quisieran. Y también creo que se enamoró y buscó su redención al final. Eso me hizo verlo con otros ojos.

Tyrion Lannister – Canción de Hielo y Fuego (George R. R. Martin): Un malo con su lado bueno, o un buenazo con su lado oscuro, depende de cómo se lo mire. Creció con el estigma de haber “matado” a su madre en el parto, y el rechazo de un padre estricto y riguroso por haber nacido “enano” lo llevó a ser un hombre culto, inteligente y amante de los libros. Cuando una espada y un escudo no lo defendían en situaciones difíciles, sí lo hacía su elocuencia e inteligencia. Su sarcasmo e ironía lo hacen uno de los personajes más queridos de la saga. Un malvado con tanta inteligencia para conseguir sus objetivos que uno termina queriéndolo.

Y les dejo el link del programa para que no solo me lean, sino también nos escuchen lo que fuimos debatiendo:

Espero vuestros comentarios. ¡Y gracias por seguirme y compartir!

Recuerden que pueden escuchar mi columna todos los martes a las 16.45 hrs  en el programa NUNCA ES TARDE (Lun.-Vier. de 16 a 18 hrs) de Facundo Flores y Federico Carestía que se emite por RADIO X5 FM 91.3 de La Plata.

Hasta la próxima ❤

 

Anuncios

6 pensamientos en “El fenómeno de los malos “queribles” – Columna emitida en NUNCA ES TARDE

  1. Hola, muy buena la columna de hoy, cada vez mejor.
    A mi me parece que en toda historia , debería existir un personaje “malvado”, para que el lector o espectador se sienta atraído por la misma.
    Es una opinión personal.
    Un beso .
    Cata

  2. El Ying y el Yang de la vida misma.

    Francis Dolarhyde de “El Dragón Rojo” de Thomas Harris. Prueba de manipulación psicológica por lo que al parecer sufría desde pequeño con el trato que le daba su madre.

    En la serie “Millenium” de Stieg Larsson, otra cara de la maldad que se desborda por la ambición y el poder. No pongo nombres para quien no ha leído esta historia de eso va “La chica del dragón tatuado o “los hombres que no amaban a las mujeres”

    Esa delgada línea entre lo bueno, lo malo, el abuso que como bien dices, dependerá del “cristal con que se mire” ….en el mío cuando las vidas han sido apagadas por propia mano, es difícil de digerir, al igual que el abuso, maltrato, etcétera.

    La redención existe, es una elección siempre de qué lado quieres estar; dejar la conciencia siempre presente. Prueba de esto Hellboy, me voy al cómic pero bueno elige ser bueno a pesar de quién es. Spawn igual,

    Esos malvados que atrapan.

    Besuchis.

    • Exacto, Lu. Pienso que, tanto en la literatura como en la vida, hay cosas imperdonables. Cuando hablo de la subjetividad al juzgar la maldad, me refiero a cosas más livianas. Pero si un personaje es demasiado malo, claramente, no tendrá su segunda oportunidad porque su “vida” así me lo exigirá en mi mente. Besuchis ❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s