Historia de la literatura erótica, sus exponentes e influencias según la época ( I parte) – Columna emitida en NUNCA ES TARDE

Elegí este tema para la columna de hoy  (y la del martes que viene) para que analicemos juntos la evolución de la literatura erótica actual, sus influencias, y meditar dónde estamos parados los lectores y el género, ya que cada estilo acompaña una época distinta.

La literatura erótica no nació como tal, sino como anotaciones o exploraciones que los estudiosos hacían para acercarse a sus dioses. Y si bien, a partir del siglo X aproximadamente comienzan a aparecer historias ficcionadas mezclando erotismo y sensualidad, el que abrió camino intempestivamente fue el Kamasutra en el S. IV mezclando imágenes con texto, y adelantándose casi diez siglos.

Pero arranquemos por el principio…

Definición

La literatura erótica es un género literario en el cual los textos se relacionan, directa o indirectamente, con el erotismo y el sexo. En ocasiones se puede referir a la misma también como literatura pornográfica si las escenas sexuales son realmente muy explícitas. Aunque eso sería un error, ya que la diferencia con la literatura pornográfica es que en estas historias, por encima del sexo, prevalece lo que en Romántica denominamos el sentimiento, el amor.

Diferencia con la novela rosa o romántica

La novela rosa, más conocida coloquialmente como novela romántica, se trata de un género literario narrativo occidental. La RAE la define como una “variedad de relato novelesco, cultivado en época moderna, con personajes y ambientes muy convencionales, en el cual se narran las vicisitudes de dos enamorados, cuyo amor triunfa frente a la adversidad”.  En castellano, se lo inscribe como “género romance”.

Un poco de historia

La literatura antigua relacionada con el erotismo se caracterizaba principalmente por la unión entre lo terrenal y lo divino. Así son frecuentes las alusiones a los dioses y los cultos a la fecundidad. Habitualmente son obras que recogen posturas sexuales, poesía y obras teatrales. Además de tratar el tema de la homosexualidad y la heterosexualidad, son frecuentes las referencias al sexo oral y al lesbianismo.

Tratados de Artyanassa (330 a.C.): Las hetairas, cortesanas que elevaban la práctica del amor a la categoría de arte, fueron autoras de tratados sobre estas prácticas, como los tratados de Artyanassa, vieja servidora de Helena.

Ya en el Antiguo Egipto, se redactaron tratados acerca del sexo, en ocasiones meras recopilaciones de posturas sexuales, como por ejemplo en el papiro de Turín (contenía de una cara, una lista de nombres de personas civiles y autoridades, y de la otra cara lo que parece ser una estimación de tributos)  donde se detallan las variantes del acto amatorio. Imaginemos lo que sería eso en la actualidad, “catalogando y juzgando” a las posibles relaciones solo por la determinación escrita de un papiro.

Los primeros textos de literatura erótica se remontan a la antigua Grecia, en torno al 400 a. C. Existía una actitud hacia el placer proporcionado por la estética que describe muy bien el carácter hedonista del pueblo mediterráneo, dispuesto continuamente a dejarse llevar por los sentidos. Quizá por ello, ya en tiempos de Homero, la palabra griega para amor designaba no sólo el deseo sexual sino el apetito de comer y beber, y servía para describir cualquier impulso relacionado con el placer de la vida. En una cultura así, el erotismo franco había de ocupar un espacio fundamental en la vida cotidiana, a través de vasijas decorativas con escenas de copulación heterosexual  u objetos eróticos cuyo propósito principal era la estimulación sexual. Sin embargo, y en otras ocasiones, el erotismo literario va asociado con la sátira y la crítica social (como los textos de las cortesanas, sus amoríos con los poderosos y las guerras perdidas).

‘Los diálogos de las cortesanas (siglo II): Se le atribuye a Luciano (escritor griego) la escritura de éste, el libro pornográfico más antiguo. Es precisamente Luciano quien emplea por primera vez el término lesbianismo para referirse a la homosexualidad femenina, lo cual se mantenía oculto porque las mujeres eran seres inferiores hasta para nombrarlas.

Priapeos o Priapeya: La Antigua Roma también es rica en este género literario, cultivado entre el siglo II a. C y principios del siglo I. A esta época pertenecen, una serie de ochenta poemas acerca del dios Príapo (un dios inventado por la sociedad que se piensa que era el emperador Augusto, al cual inclusive se le ofrecían sacrificios cuando había problemas sexuales).

Más de seis siglos después llegará el Kamasutra (siglo IV), considerado el más universal de los manuales sobre sexualidad para comenzar un camino de respeto hacia la intimidad y la unión entre dos personas. Escrito por Vatsiaiana Mallanaga como un texto religioso dirigido al pueblo de la India, la obra es un compendio de prácticas y consejos de artes amatorias, que van desde el erotismo a la sensualidad más sutiles, pasando por una detallada y gráfica reproducción de posturas para el acto sexual.

                                                              fotocol

Luego, en importancia, llegará  Las mil y una noches (siglo IX): Procedente del mundo musulmán, es la obra medieval en la cual se trata el tema de la infidelidad y las segundas oportunidades, temas tabúes en esa sociedad. No tiene autor conocido, pero fue el primer texto donde la mujer se mostró más astuta que el hombre, en una sociedad donde el hombre es el dueño de sus esposas y podía hacer con ellas lo que quisiera, por ejemplo, matarlas.

En el siglo XII, surge el ideal del amor cortés, basado en un amor servicial y desinteresado que idealiza a la mujer amada. A mi gusto, la obra más importante dentro de ese estilo es la Divina Comedia de Dante Alighieri. Del mismo siglo, pero en contraposición, data la idea del Don Juan, personaje masculino seductor y osado que nunca encuentra satisfacción plena en sus conquistas, razón por la cual se embarca una y otra vez en la tarea de la seducción, renunciando al amor. También llamado burlador o libertino, se trata de un seductor valiente y osado hasta la temeridad que no respeta ninguna ley divina o humana.

L’Ecole des Filles (1655): Considerada entre los comienzos de la pornografía de Francia, consiste en un diálogo ilustrado entre dos mujeres, una joven de 16 años y su más mundana prima, y sus discusiones explícitas sobre sexo. El autor permanece anónimo hasta la fecha, si bien algunos sospechosos sufrieron penas de prisión por la supuesta autoría de la obra.

― Un intento de imprimir material erótico provocó un escándalo cuando los italianos Pietro Aretino y Marcantonio Raimondi produjeron I Modi en 1524, un libro ilustrado con 16 posturas sexuales (basado en los nombres de todas las posibles posturas del amor que los griegos conocían en la antiguedad). I Modi fue entonces publicado con los poemas y las ilustraciones, siendo la primera vez que se combinaban textos e imágenes eróticos, aunque el papa requisó de nuevo toda las copias que pudo encontrar. Raimondi eludió esta vez la prisión, pero la censura fue tan eficaz que ninguna copia original ha sido hallada nunca. El texto conservado es sólo una copia de una copia que fue descubierta 400 años después.

Como vimos, cada obra erótica surgida en cada país buscaba la ruptura de prejuicios o correr límites sociales de cada época. Ya hemos pasado de la exaltación de la sensualidad, a la descripción técnica de la sexualidad, llegando al amor cortés e ideal. Pero estamos por entrar a 300 años de exaltación de la pornografía a través de la Ilustración y su punto máximo en el Siglo de las Luces (siglo XVIII) para ver cómo reaccionó la sociedad de ese entonces. Pero eso será el próximo martes 😉

Y acá les dejo el link del programa:

Espero vuestros comentarios. ¡Y gracias por seguirme y compartir!

Recuerden que pueden escuchar mi columna todos los martes a las 16.45 hrs  en el programa NUNCA ES TARDE (Lun.-Vier. de 16 a 18 hrs) de Facundo Flores y Federico Carestía que se emite por RADIO X5 FM 91.3 de La Plata.

Hasta la próxima

Anuncios

5 pensamientos en “Historia de la literatura erótica, sus exponentes e influencias según la época ( I parte) – Columna emitida en NUNCA ES TARDE

  1. Mi primer libro erótico fue “El Decameron” sin duda un paseo singular donde el encuentro con cada relato hace que el lector vaya de la risa, a la lágrima, la reflexión, la sensualidad. Importante marcar y delimitar los géneros para no caer en errores de generalidades cuando las diferencias están bien pautadas.

    Gracias por esta columna interesante y espero la siguiente. 😊

    • Lu, el Decamerón no lo leí pero en la investigación para la columna de ambos martes me pareció interesante su argumento. Veré si está en alguna librería y lo leeré ya que me interesa tu aporte. Y GRACIAS a vos por tus comentarios y el apoyo ❤ La próxima se viene uuuffffff 😉

  2. Muy interesante la columna de ayer ,historia de la literatura erótica, me gustó mucho como encaraste el tema, ahora esperemos la segunda parte, para ver como termina la historia…
    un beso y felicitaciones.
    Cata

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s