Pseudónimos, escritores misteriosos y otras yerbas (Columna emitida en el programa NUNCA ES TARDE)

«No me arrepiento de mi anonimato. Descubrir la personalidad de quien escribe a través de las historias que propone, de sus personajes, de los objetos y paisajes que describe, del tono de su escritura, no es ni más ni menos que un buen modo de leer.»

No lo digo yo, sino que son palabras de Elena Ferrante (autora o autor que se mantiene en el anonimato hace 24 años) en una entrevista via mail de Paolo di Stefano para Il Corriere della Sera. La crítica destacó en su consagración de 1992, la vocación de anonimato de Elena Ferrante  (En 2010 Lumen publicó un volumen titulado Crónicas del desamor, La amiga estupenda, Un mal nombre, Las deudas del cuerpo, y finalmente La niña perdida), de escapar al personaje de escritora para hacer valer la historia en sí misma, en parte (no coincido con esta postura). El disparador de mi columna de esta semana fue la ansiedad generada en todos los foros de literatura por saber más de esta autora y de ahí el tema de hablar sobre PSEUDÓNIMOS. Elena puede ser varón, puede haber nacido en 1943 o puede ser una italiana de mediana edad que vive en Turín.

Al margen de los motivos que nos lleven a buscar un seudónimo para publicar nuestras obras debemos pensar que ese nombre será nuestra máscara y nuestra imagen; tiene que representarnos y gustarnos lo suficiente como para cargar con él en el largo plazo. Esto del seudónimo puede ser como hacerse un tatuaje, así que piensen bien si les seguirá gustando dentro de diez o veinte años.

Para quienes estén interesados en pensarlo seriamente, tanto en Google como en la tienda de aplicaciones del celular encontrarán generadores automáticos de nombres y apellidos que pueden usar como punto de partida. Por ejemplo, http://www.behindthename.com es un generador de nombres que, a pesar de estar en inglés, nos permite muchas opciones de configuración como idioma de ese seudónimo, origen, el género o lograr que suene ambiguo. Yo lo hice y me salió GLAUCIA BILGE J

También podemos buscar en nuestros gustos o basarnos en nuestros personajes de ficción favoritos, autores, deportista o cantante favorito, etc. Pueden hacer listas y combinar nombres y apellidos hasta el hartazgo. Tengan en cuenta la pronunciación, originalidad, disponibilidad, o qué significa en otros lugares del mundo.

Resumiendo, conjugué en seis puntos varias razones que comúnmente llevan a los autores a utilizar los pseudónimos:

1.Estrategias comerciales, destacando que en EE. UU el uso de apellidos que comiencen con: H, I, J, K, son los más vendidos porque ocupan los estantes del medio, los que primero percibe el comprador al entrar a la librería.

Con frecuencia, el uso de un seudónimo ha sido una sugerencia de editores por motivos de marketing: un apellido inapropiado –excesivamente largo, difícil de pronunciar o con connotaciones extranjeras- o un autor demasiado prolífico que puede causar saturación.

Un pseudónimo puede esconder dos: es el caso de Honorario Bustos Domecq, seudónimo bajo el cual Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares escribieron a dúo. “Bustos” era el apellido de un bisabuelo de Borges, y “Domecq”, de uno de Bioy Casares.

Otro ejemplo, podría ser el caso de la autora de la saga de Harry Potter, que empezó a publicar sus libros bajo el ambiguo seudónimo de J.K.Rowling y años más tarde, cuando quiso dar el salto a la literatura para adultos, eligió el sobrenombre Robert Galbraith. Otro caso conocido es el de la estadounidense Eleanor Marie Robertson, quien publica novela romántica bajo el nombre de Nora Roberts y thriller erótico como J.D.Robb.

2. Una causa relacionada con la comerciales por EDICIÓN. Algunos autores han utilizado varios pseudónimos que les permitieran publicar sus libros (siempre dentro del mismo género) en un mismo año o en una editorial distinta. Stephen King, por ejemplo, escribía bajo su otro seudónimo Richard Bachman (siete libros publicó con ese nombre) y utilizaba otra editorial.

3. Una tercera, es aquella que nos lleva a ocultar nuestro nombre real por motivos de PUDOR o DISCRIMINACIÓN. Un autor podría utilizar un seudónimo para animarse a contar cosas que comprometerían la propia intimidad. O incluso para evitar preconceptos del lector respecto al autor, como es el caso del GÉNERO real del autor y los prejuicios que puede levantar. Como cuando los varones son “discriminados” dentro del mundo de la escritura romántica de algunos países y por ese motivo firman con nombres femeninos. En otra época las hermanas Bronte firmaban con pseudónimos masculinos.

4. Otra causa nos muestra el aspecto LÚDICO. El uso de internet, en foros y chats, popularizó el uso de un sobrenombre para participar.En algunos autores el uso de seudónimo es el acto de cometer una travesura, una máscara donde solo existe lo que queremos mostrar.

Tal vez porque estás empezando y te sentís más seguro/a usando un sobrenombre; o porque querés separar tu trabajo de tu escritura (mi caso); o porque escribís dos géneros literarios muy distintos.

5. Los autores, sobre todo si son personas activas laboralmente (es decir, que en su vida diaria tiene un trabajo que no está relacionado con la escritura), suelen utilizar pseudónimos para evitar REPRESALIAS en su trabajo, o si escriben acerca de temas controvertidos socialmente.

6.Y por último, el uso de seudónimo también puede ser utilizado para quebrantar la ley y cometer PLAGIO, siendo casi imposible encontrar el culpable de tal acto.

Para terminar, voy a nombrarles a algunos pseudónimos que me llamaron la atención:

PABLO NERUDA – Ricardo Eliecer Neftalí Reyes Basoalto (Chile 1904-1973)

QUINO – Joaquín Salvador Lavado Tejón (Argentina 1932)

GABRIELA MISTRAL – Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga (Chile 1889-1957)

ALMAFUERTE – Pedro Bonifacio Palacios (Argentina 1854-1917)

JORGE LUIS BORGES – Jorge Francisco Isidoro Luis Borges (Argentina 1899-1986)

GABRIEL GARCÍA MARQUEZ – Gabriel José de la Concordia García Márquez (Colombia 1927-2014)

Y ustedes, ¿usan o usaron pseudónimo alguna vez? ¿Por qué motivos? ¿Cómo lo eligieron?

Espero vuestros comentarios. ¡Y gracias por seguirme y compartir!

Y acá les dejo el link del programa. Recuerden que pueden escuchar mi columna todos los martes a las 16.45 hrs  en el programa NUNCA ES TARDE (Lun.-Vier. de 16 a 18 hrs) de Facundo Flores y Federico Carestía que se emite por RADIO X5 FM 91.3 de La Plata.

Hasta la próxima ❤

Anuncios

4 pensamientos en “Pseudónimos, escritores misteriosos y otras yerbas (Columna emitida en el programa NUNCA ES TARDE)

  1. Sobretodo la discriminación hasta del propio gremio ante si eres hombre o mujer escribiendo tal o cual género…desde mi perspectiva esa sería cuestión de “desmembrar”…Interesante elección.

    • Gracias, Lu! A mí también me gustó mucho elegir este tema para la columna, y sobre todo porque yo utilizo relacionarme con ustedes a través de un pseudónimo. Besito y ojalá te sigan interesando las columnas ❤

  2. Muy interesante ayer el tema de tu columna en la radio, será por el misterio del escritor/ra, es inteligente porque de alguna manera estamos hablando del tema.A las lectoras nos gusta ese hermetismo que tiene y esperemos que pronto se sepa algo al respecto.
    Felicitaciones y hasta la próxima…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s