Las redes sociales y sus aportes a la relación escritor-lector (columna emitida en Nunca Es Tarde)

Facebook, Instagram, Twitter, Google Plus, Pinterest, WordPress, You Tube, My Space, Linkedin, Snapchat, Vimeo, Goodreads, Blogger, Tumblr… ¡Y así podría seguir toda la tarde! Hay miles de redes y millones de usuarios.

Podríamos decir que la primera red social fueron las cartas de lectores a los escritores. Eso, si conseguíamos la dirección (que, inclusive, podía ser falsa). Demasiado arcaico, ¿no?

El escritor norteamericano de origen taiwanés Tao Lin  (Novelista, poeta y ensayista, es uno de los máximos referentes de la llamada Alt Lit (Alternative Literature), aquella que surge y se mantiene a partir de las nuevas plataformas que ofrece Internet. Su última obra, por caso, se llama Selected Tweets, y es, justamente, una selección de tuits) opina que “la cercanía de los autores con sus lectores dependerá del gusto del escritor, ya que tienen cada vez más herramientas para conectarse pero no todos tienen ese interés.”

Sin meterme en temas sociológicos, considero que las redes sociales constituyen un gran avance en cuanto a las relaciones escritor-lector. Estadísticamente, la red LinkedIn dice que los usuarios tienen de media unos 930 contactos, por lo tanto que un persona te comparta algo, se multiplica por mil. Entonces, si comenzamos a hacer múltiplos de cantidad de contactos que genera cada publicación, necesitaríamos a Paenza (periodista y matemático argentino) para calcular la cantidad de interacciones finales que podría terminar generando.

Como lectora, sigo en Twitter, Facebook o Instagram a quienes me interesan y, aunque algunos no interactúen seguido o respondan cada mensaje, me encanta percibirlos más cerca a través de leer sus pensamientos, ver sus fotos o creerlos un poco más humanos y menos inalcanzables. De adolescente, hubiese amado poder comunicarme de alguna forma privada o pública con mis escritores preferidos. En el presente, contactar a tu autor predilecto en alguna de las redes es lo más común.

Como escritora, soy una fan total de todos los canales de comunicación que me acerquen a las personas. Utilizo Facebook, Twitter, Instagram, Goodreads, You Tube y mi blog en WordPress. Además, vivo conectadísima, pero porque me encanta estarlo. Posteo no solamente cosas sobre mis libros sino también hablo sobre qué me puse hoy o cómo fue mi día, y si me voy de viaje, les voy compartiendo lo que veo o me llama la atención. Algunos pueden pensar que es “un trabajo”, pero a mí me da placer compartir partecitas de mi vida con mis lectores que me acompañan con cada cosa que les pido, tanto en privado como en público.

Una innovación para las publicaciones que toman en cuenta lectores: La plataforma Megustaescribir de la Editorial Penguim Random House no se limita a que los usuarios/lectores  puedan “likear” (o “megustear”): Los usuarios pueden asignar una puntuación a las obras, escribir reseñas sobre lo que figura en la página, pedir que publiquen a un autor, compartir ese texto y hacerse fan del autor, dejándole comentarios y sugerencias. Inclusive, y si el autor lo permite, pueden entrar a anotar los manuscritos, llevando a cabo una auténtica labor de edición: esta última parte es privada y queda entre el autor y los lectores/editores.

En resumen:

-Pros:

a) Inmediatez en el ida y vuelta escritor-lector que posibilita conocer las sensaciones que nuestra historia deja en quienes nos regalan su tiempo.

b) Que nos conozcamos con lectores que viven en otras partes del mundo, idear proyectos a distancia (como antologías) con otros colegas y que se realicen conferencias via Skype respondiendo preguntas de lectores o chats en vivo.

c) En los medios, la relación escritor-lector es la protagonista en su conjunto. Es decir, afianzar esa relación generará todo tipo de idas y vueltas, ya que el lector de hoy es “interactivo”: quien lee quiere hablar de lo que lee, compartir la experiencia, viralizarla, vincularse con otras personas que leyeron lo mismo.

d) El boca a boca ahora es “muro a muro” (Twitter, Facebook o Goodreads) o a través del Messenger del teléfono. El valor de cada usuario/lector/escritor está directamente relacionado con el valor que aporta al resto. Inclusive, se han creado libros a partir de comentarios y publicaciones de usuarios de redes sociales, como, por ejemplo, los de La gente anda diciendo.

e) Acercarnos y compartir momentos en diversas oportunidades sin esperar las Presentaciones o Ferias o Encuentros oficiales u organizados por las editoriales.

-Contras:

a) El autor debe realizar su propio marketing y a veces se termina contaminando su obra por errores propios o ajenos. Otro problema también es cuando los lectores idealizan a sus escritores y leen alguna declaración o contestación que este último hizo en público y que podría generarles antipatía.

b) Surgieron personas escudadas en las redes que se consideran “formadores culturales de opinión”. Se atribuyen libertades del tipo “todos somos cronistas, todos somos críticos, todo está al mismo alcance” generando críticas lapidarias y fuera de lugar al escritor por su obra o a sus lectores por leerlo, y sin poseer los conocimientos necesarios en algunos casos.

c) Algunos autores solo abren cuentas con fines publicitarios o el afán de pertenecer, o porque la editorial los obliga a tener cuentas con sus nombres, sin interesarle el lector ni responder inquietudes. Eso le quita originalidad y espontaneidad, resultando forzado, y contribuyendo a que los lectores piensen que no vale la pena contactarse con los demás por su mala experiencia.

Y acá les dejo el link del programa. Recuerden que pueden escuchar mi columna todos los martes a las 16.45 hrs  en el programa NUNCA ES TARDE (Lun.-Vier. de 16 a 18 hrs) de Facundo Flores y Federico Carestía que se emite por la RADIO X5 FM 91.3 de La Plata.

Gracias y no dejen de seguirme y comentar ❤

Anuncios

3 pensamientos en “Las redes sociales y sus aportes a la relación escritor-lector (columna emitida en Nunca Es Tarde)

  1. Las redes sociales: arma de doble filo.

    Entre el “poder” que se puede creer ostentar por estar en las redes sociales, no bien llevado, puede ser un semillero de aplasta sueños, que la verdad genera una impptencia bárbara. Hay miles de cuentas, en todas las redes, cuyo fin únicamente es molestar, el famoso “trolleo” por lo que no todo lo que se lee o ve es verdad o mentira.

    El anonimato permite que el respeto sea un valor en decadencia. Cuando más allá del anonimato, SOMOS y SENTIMOS.

    Interesante el tema de hoy!

    • Hola Lu, muchas gracias por tu reblog de mi columna y por tu comentario. Eso es lo que quise destacar: el anonimato provoca “impunidad”. Además, quise acercarles las nuevas plataformas y lo que investigué sobre el tema. Besitos y nos vemos en las redes 😉 ❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s