Manejar…como en la vida

Una amiga me dijo ayer que nadie querrá venir conmigo cuando maneje porque tengo amor por el acelerador pero no registro el freno. Y yo pensé: “Ah, como en la vida”.

A veces necesitamos desacelerar, lo reconozco, pero frenar? Me doy cuenta que es una palabra que me provoca aversión. Es lógico, hago de todo! Y porque así lo quiero y me gusta, no por imposición. Si así fuera, no disfrutaría. Y es que cuando empiezo algo me digo: “Mejor no, no lo voy a disfrutar. ¿Para qué me lleno de cosas? Así estoy bien”. Y luego, cuando “voy manejando”, pienso que fue lo mejor. Porque de eso se trata: de emprender. De sentirse vivo. De empezar y terminar cosas, para empezar nuevas.

También hay que saber que, aunque una disfrute haciendo sola esas cosas (porque en la calle, una está sola, frente a frente a todos y todo), necesitamos de esas personitas que nos facilitan el día a día. ¿Por qué quién no necesitó alguna vez darle las llaves a alguien y que fuera por un rato el conductor designado? ¿O pedirle que te lleve a casa y vos tirarte a descansar en el asiento del copiloto?

Mi instructor de manejo me dijo: “Tranqui, cuando manejas tenes que pasear, manejá suave”. Okey, es verdad. Necesitamos ir por la vida “paseando”, para que a veces no nos gane la ansiedad. Pero es que hay días que tengo tantas ganas de comerme el mundo!

Y es tan lindo acelerar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s