Calendario DIVINO 2019

¡Buenas tardes, divinores del mio cuore!

Se acerca San Valentin y febrero vibra amor, pasión y… de todo. Por eso, y porque en estos días estoy dedicando sus (auto) regalos, las novelas divinas, con mucho cariño, quiero hacerles uno desde mi corazón: el CALENDARIO DIVINO 2019.

Cada mes tiene una frase del #besodivino de los viernes, las tapas de las historias divinas y un espacio para anotar qué lectura están disfrutando en esos días.

Les dejo en mis redes las imágenes de cada mes para que puedan imprimirlas o descargárselas a sus celulares y/o compus.

december 2017 (11)december 2017 (10)december 2017 (9)december 2017 (8)december 2017 (7)december 2017 (6)december 2017 (5)december 2017 (4)december 2017 (3)december 2017 (2)december 2017 (1)december 2017

https://www.facebook.com/DiViNaSocial/media_set?set=a.10218044932215192&type=3&uploaded=12

Ojalá les guste y espero quieran compartirme sus fotos del rincón donde dejen su calendario divino.

¡Besuchis, lluvia de corazones y hasta la próxima!

Anuncios

Hoy leemos a… Babilonia Literaria

¡Feliz domingo, divinores del mio cuore! ¿Cómo están?

Esta semana tuve el gusto de participar con un fragmento de LUNA DE LA RIBERA, mi última novela, en las recomendaciones de Babilonia Literaria, la plataforma literaria coordinada por Fernanda Perez y Florencia Vercellone.

Les dejo el párrafo de esta historia que sigue rompiendo  prejuicios y mostrándonos qué sucede en la ribera bonaerense respecto a la esclavitud textil y que ellos compartieron.

“ -¿Qué cuál sería el secreto de nuestra fuerza?- Intenta sonreír pero es un hombre duro. Las emociones no se le dan fácil.

– El trabajo, señorita, y no olvidarnos de dónde venimos-. Mira hacia donde están las máquinas y a sus hijos trabajando.  – Cuando queremos emprender algo, quienes fuimos criados en la cultura trabajadora, no nos olvidamos jamás de que todo inicio debe contar con tres cosas importantísimas: ayni, mink´a y laqinuqa-. Luna le pide que se lo
deletree para el artículo de esta semana y que se lo explique. -Lo que ustedes llaman reciprocidad, solidaridad y redistribución, en ese orden. Tampoco podemos relegar nuestras celebraciones que son las que nos mantienen vivos… Mire -, le muestra una hoja de papel un poco arrugado, -este es mi registro de aportes al pasanaku. Es una especie de financiamiento colectivo en el cual cada uno de nosotros va aportando en forma periódica una suma de dinero y nos lo devuelven por turnos en un orden definido por sorteo. Esa devolución puede ser mensual o semanal y es lo que nos permitió acceder a montos de mercadería que de otra forma hubiera sido imposible obtener… Y así podría estar toda la tarde nombrándole cómo nuestro ADN aymara nos dio la base y las herramientas para consolidarnos en su país-. Hace una pausa, toma agua y se niega a una foto que mi novia quiere hacerle con su celular. -¿Qué quiero decirle con todo esto, señorita Castillo? Que nosotros nos vamos a volver a levantar. Que agradecemos su ayuda por rescatarnos de una muerte segura, pero que nuestras ilusiones jamás hubieran muerto. Porque nosotros venimos de una cultura de la fabricación de ropa, de la venta, de las ferias… A nosotros no nos asusta el trabajo pero sí la muerte, la esclavitud, la discriminación. El escuchar que somos “cosas sin alma”… Que nuestros hijos no puedan aspirar a más porque en las escuelas y en las universidades les dicen “verduleros”…- Luna deja de escribir y le toma las manos. Emilio la mira fijo y se enjuaga una lágrima. ¡Cuántos lazos hemos ganado en esta carrera de luchar por lo que consideramos importante según nuestro corazón!

—Ahora, si me disculpa, vuelvo a mi máquina…

Volvemos a casa sumidos en nuestros pensamientos, en todo lo vivido en la tarde de hoy, rumiando las palabras de Emilio. Luego de la cena, la veo sentada, armando el artículo para Aletheia y hablando por Skype con César. La dejo volar hacia el corazón de su hermano como un punto de fuga de tanta tensión emocional. Hoy puedo decir que soy feliz. Palabra difícil si nos empeñamos en buscarle las aristas negativas a la vida o preferimos quedarnos en el pasado, regodeándonos en el dolor atravesado. (…) Porque el devenir de las emociones de cada uno tiene el sentido que nosotros queremos darle. Y en las mías, Luna, tiene el significado entero, tanto al derecho como al revés, de la palabra VIDA.” (LUNA DE LA RIBERA – DI.VI.NA.)

Luna para posts

 

Y este es el link de la nota completa:

https://www.babilonialiteraria.com/single-post/2019/01/28/Hoy-leemos-a-DiViNa?fbclid=IwAR1jc6o9uQ5R9lHMvQo-euKRgFCXi2ZufnjlK0X2fyGZYIDm8g92iZNdsXk

Muchísimas gracias a los colegas y periodistas del sitio y espero que a ustedes les haya gustado el párrafo elegido de LUNA DE LA RIBERA.

¡Un besotote enorme y feliz primer domingo de febrero!

¡Chau, 2018! ¡Hola, 2019!

¡Chau, chau, 2018! Fuiste un año atípico, lleno de incertidumbres que se tornaban ciertas  de a ratos y luego demostraban sus dos caras. Porque, a veces, no todo lo incierto  es malo, y, si bien lo sabía, es necesario la cachetada de la vida para recordarlo.

Comencé a recorrerte con un cambio laboral (algunos de ustedes saben que además de escritora soy Lic. en Administración) que sigue sin ser fácil (de a ratos) pero que me transformó. Cada paso que daba para avanzar retrocedía medio, y es por eso que termino viendo el camino con “saldo positivo”. Porque así me gusta vivir. Porque así me gusta escribir. Porque es lo que me rodea desde tiempos inmemoriales: el levantarse y seguir, que el premio SIEMPRE está al final del recorrido.
Y una vez más, las letras me salvaron. Soñar nuevas vidas y nuevos mundos que regalarles, investigar sobre ellos y con esa fuerza que me gusta imprimirle a mis personajes y que salva, rescatándome de fantasmas ajenos. ¿Y cómo no hacerlo si ustedes también me regalan su fuerza positiva? Sus “estamos esperando tu próxima historia”, “me devoré tu libro en un día porque no podía dejarlo”, “se lo regalo a mi amig@ porque sé que le hará bien en este momento que está viviendo”, “dedicame las dos novelas que me faltan que quiero tener la colección divina completa en mi biblioteca”, abrazos, besos, Ferias del Libro, El Amor Cruza en Diagonal, buenos deseos (en vivo o virtuales), sus sentidas reseñas (con las emociones y el tiempo que eso implica), las charlas en privado con los sentimientos que les van despertando los personajes divinos a medida que los viven en cada página… GRACIAS inmensas y con la boca llena, porque ni imaginan lo hermoso e importante que significa eso para mí.
Y este año también me dejó el conocerme y aceptarme desde otros lugares que ni sabía que podía mirarme. Que puedo elegir las batallas sin necesidad de lo que los demás lleguen a pensar acerca de mis silencios o mis respuestas. Que los reconocimientos y el progreso que disfruté como escritora (este año, en especial), son necesarios pero no excluyentes de mi bienestar. Que la ansiedad es parte de mí y que a veces me juega malas pasadas, pero que también me acompaña para concretar sueños que al iniciarlos parecen inalcanzables. Que estoy aprendiendo a sonreír sin importar que no se dé el resultado que esperaba cuando inicio una historia, investigación o idea que llevé a terceros. Que las manos que me sostuvieron siempre, y siguen haciéndolo sin cesar, las de verdad, son mucho más fuertes día a día y me teflonan la vida para bien.
Por eso, 2018, estamos a mano. (Aunque me atrevo a decir, que un poquito te saqué ventaja y que agradezco las treguas impensadas que me diste para que así fuera). ¡Vení, 2019! Te espero con un gran desafío que, lo sé, cambiará mi vida en muchos aspectos. Pero de eso se trata, creo, vivir: de crecer y volar y provocarse.
¿te vas a resistir_
Abrazo, divinores del mio cuore, y ojalá este año impar que nos aguarda nos encuentre más unidos en las letras que siempre.
¡Hasta la próxima y lluvia de corazones!